The Airtales Blog

Por qué medir los niveles de CO2 para controlar la ventilación de las habitaciones

El dióxido de carbono (CO2) es un gas incoloro e inodoro presente de forma natural en nuestra atmósfera. Debido a que es soluble en agua lo encontramos habitualmente en ríos y lagos subterráneos o géiseres, al tiempo que se libera en las emisiones de volcanes, la descomposición de materia orgánica, ciertos procesos de fermentación y la propia respiración de los seres vivos. 

A pesar de que el CO2 no se considera estrictamente un contaminante del aire, la preocupación por su aumento desde hace años está más que justificada. Esto es debido a que el dióxido de carbono es el principal gas de efecto invernadero, contribuyendo por tanto al calentamiento global del planeta. 

Según datos de Greenpeace, en mayo se alcanzó un máximo histórico de 417 partes de CO2 por millón (ppm) de partículas. Unas cifras que no han dejado de aumentar desde la revolución industrial, ya que se calcula que hace unos doscientos años no se superaban las 280 ppm. El resultado es que hoy en día nuestra atmósfera soporta cerca de un 50% más de dióxido de carbono que por aquel entonces.

 

Por qué deberías medir los niveles de CO2

Aunque como ya hemos comentado el CO2 no es un gas tóxico para las personas, en concentraciones muy elevadas puede llegar a provocar problemas como falta de concentración, dolores de cabeza, somnolencia, mareos e incluso dificultades respiratorias. 

Mucho antes de llegar a eso, cuando nos encontramos en espacios cerrados donde los niveles de dióxido de carbono se van elevando, es común notar esa sensación de aire “enrarecido” o “cargado”. Esta es una señal clara de que necesitamos ventilar estos espacios y renovar el aire. 

Sumado a lo anterior, la actual situación provocada por la COVID-19 está fomentando también la necesidad de medir los niveles de CO2 en espacios cerrados como oficinas, centros educativos, comercios o restaurantes. Esta recomendación viene a raíz de las cada vez mayores evidencias científicas del contagio por aerosoles. Y a pesar de que la Organización Mundial de la Salud se resiste todavía a denominar como tal a las partículas en las que viaja el virus, sus medidas de prevención recomendadas sí van en esta línea. También puedes consultar este informe científico-técnico del Ministerio de Sanidad en el que se habla de la transmisión por aerosoles. 

Teniendo esto en cuenta, está claro que medir periódicamente la concentración de dióxido de carbono en lugares cerrados es una buena medida anti-COVID. Al respirar emitimos CO2, y cuando en una habitación se encuentran varias personas durante cierto tiempo esa concentración se va elevando. Si además estas personas están hablando entre sí o por teléfono, estos niveles subirán todavía más rápido. Un dispositivo capaz de medir este gas, como hace AIRTALES, nos permite saber si la habitación está bien ventilada o no en función de la concentración acumulada.

 

Cómo mide AIRTALES los niveles de CO2

¿Parece simple, verdad? Y en realidad lo es. Contar con un medidor de la calidad del aire como AIRTALES nos permite ser conscientes de lo que estamos respirando. Y lo que es más importante: nos ayuda a tomar medidas para respirar mejor

Para lograrlo AIRTALES incorpora diferentes sensores que le permiten detectar partículas hasta veinte veces más pequeñas que un grano de arena. Esto facilita la detección de gases que podemos estar respirando y que son capacesde alterar nuestro cuerpo a nivel molecular. Enemigos invisibles que podemos combatir tomando precauciones, como una buena ventilación de espacios cerrados. 

¿Quieres empezar a descubrir la calidad del aire que respiras y ser capaz de mejorar estos valores en tu día a día? Aquí te contamos todo lo que puede hacer por ti AIRTALES.

Advice

Need more information?
Doubts about pre-order our sensor?

Send us a message and we´ll be in touch right away

Pre-order