The Airtales Blog

Cuáles son los principales contaminantes del aire y cómo afectan a nuestra salud

La polución que afecta cada vez más a nuestras ciudades y entornos rurales está alcanzando niveles preocupantes. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) más de siete millones de muertes prematuras en todo el mundo se deben a la contaminación atmosférica. Ante esta situación, es vital que sepamos reconocer los principales contaminantes del aire y que tomemos medidas para minimizarlos en lo posible en nuestro día a día.

El primer paso supone reconocer que nos encontramos ante un enemigo invisible que, sin embargo, representa un importante riesgo para nuestra salud. Problemas respiratorios, cerebrovasculares y cardiovasculares; neumopatías crónicas y agudas; alergias cada vez más frecuentes; cáncer… Muchas de estas patologías tienen su origen, o se agravan, debido a los niveles de contaminación del aire con los que convivimos.

A continuación queremos hablarte con más detalle de cuáles son los contaminantes del aire más comunes, y por qué deberías controlarlos en tu entorno y adoptar medidas para reducirlos

Ozono (O3)

El ozono a nivel del suelo (no confundir con la capa de ozono presente en nuestra atmósfera superior) se forma debido a la reacción con la luz solar que sufren otros contaminantes, como los óxidos de nitrógeno (NOx) y los compuestos orgánicos volátiles (COV). Estos provienen de las emisiones de vehículos, fábricas industriales, disolventes… y provocan que el ozono se convierta en uno de los principales componentes de la niebla tóxica presente en las grandes ciudades. 

Los días especialmente soleados son aquellos en los que se producen las mayores concentraciones de ozono, debido a la reacción fotoquímica que lo causa. Su exceso en el aire provoca irritación nasal y ocular, pudiendo llegar a causar problemas respiratorios e incluso enfermedades pulmonares. 

Dióxido de nitrógeno (NO2)

El dióxido de nitrógeno se forma a partir de procesos de combustión como los que producen los sistemas de calefacción y de generación de energía eléctrica y mecánica, así como los motores de vehículos y embarcaciones. Se trata de uno de los principales gases responsables de la lluvia ácida, debido a que al disolverse en agua produce ácido nítrico. 

Su presencia en el aire que respiramos provoca irritación en los ojos y la garganta, así como dificultad para respirar. La OMS ha señalado que existen estudios epidemiológicos en ciudades europeas y norteamericanas que demuestran una disminución del desarrollo de la función pulmonar debido a las concentraciones de NO2 registradas. 

Monóxido decarbono (CO)

El monóxido de carbono es un gas incoloro e inodoro que surge a raíz de diferentes procesos de combustión incompleta, que es aquella que se produce a bajas concentraciones de oxígeno. En su mayor parte este gas es provocado por las emisiones del transporte en nuestras ciudades, y en menor medida debido a la quema de combustible en procesos industriales. El CO se produce también de forma natural, a partir de la oxidación de metano que tiene lugar por la descomposición de materia orgánica. 

Los efectos para la salud del monóxido de carbono se reflejan en afecciones cerebrovasculares y cardiovasculares, debido principalmente a la reducción del suministro de oxígeno que provoca, y su exceso a niveles muy elevados en el aire puede provocar la muerte. 

Material particulado

A pesar de ser menos conocido que los gases anteriores, el material particulado es un elemento presente en nuestro aire que no debemos obviar. También conocido como contaminación por partículas, este material se compone de partículas sólidas y líquidas de tamaño microscópico que pueden ser respiradas por los seres humanos. Entre ellas se incluyen metales, productos químicos orgánicos, nitratos y sulfatos, polen e incluso polvo. 

En nuestro día a día este material se origina principalmente debido a la recirculación de estas partículas en el suelo. También surge de la quema de combustibles a nivel industrial y doméstico (chimeneas, barbacoas…) y de ciertos procesos industriales. 

El principal problema de la contaminación por partículas está en el tamaño de las mismas, ya que algunas son tan pequeñas que terminan llegando a los pulmones e incluso al torrente sanguíneo. La exposición a las mismas puede afectar a los propios pulmones y también al corazón, llegando a provocar asma, irritación respiratoria o tos severa, dificultad para respirar e incluso infartos de miocardio.

Cómo detectar estos y otros contaminantes del aire

Como puedes ver, el aire que respiramos está lejos de ser puro. Incluso en zonas rurales y entornos que se consideran ambientalmente limpios existen elementos y partículas invisibles para nuestros ojos, pero que afectan a nuestra salud. 

En AIRTALES queremos derribar los mitos que existen alrededor del aire de nuestro entorno. Para ello hemos desarrollado un dispositivo que te ayudará a hacer visible lo invisible, midiendo los contaminantes presentes en el aire y ayudándote a actuar para respirar mejor

A través de los sensores que incluye AIRTALES analizamos las partículas y los componentes nocivos del aire que te rodea y te los mostramos en una aplicación móvil visual y sencilla, que a partir de los datos recogidos te propondrá acciones específicas para cambiar esta situación

¿Quieres saber más sobre AIRTALES? Descubre cómo es la calidad del aire que respiras y cómo podemos ayudarte a mejorarla.

Advice

Need more information?
Doubts about pre-order our sensor?

Send us a message and we´ll be in touch right away

Pre-order